Como siempre existe diversidad de opiniones. Muchaveces aprovechamos el espacio donde se redacta el texto para narrar brevemente nuestra carta cuando enviamos un Email, sin embargo no es el lugar idóneo y explico por qué: 

Seguramente nuestro receptor leerá el mensaje nada más recibirlo pero… ¿que ocurre cuando ha guardado nuestro adjunto en su base de datos y al cabo de unos días, semanas o meses lo busca? Pues que toda esa información donde nos vendíamos divinamente tristemente se habrá perdido y solo leerá el currículum mondo y lirondo. 

Hay que tener también muy presente del poco tiempo de que disponen los reclutadores para leer candidaturas y muchos son los que en cuanto ven el documento adjunto hacen caso omiso de todo lo demás y se limitan simplemente a descargarlo sin prestar atención a nada más. 

Por ello para evitar que nos pase esto es recomendable que nuestra carta y currículum vayan en el mismo documento y aprovechemos el cuerpo del Email simplemente como un preámbulo para inducir a nuestro remitente y que tenga interés por abrir el documento adjunto. 

En cuanto a la posición de la carta, si debemos colocarla antes o después del currículum, es preferible que, aunque se ven cartas a modo de conclusión y/o resumen a continuación del currículum, es mejor que le preceda pues volvemos a correr el riesgo de que se limiten a leer solo el primer documento y obvien la carta si va al final. 

¿Cómo enfocar una carta de presentación en tiempos de COVID 19?

Aún en los tiempos tan difíciles que corren y la dura situación en la que nos encontramos con esta pandemia mundial del coronavirus podemos, sin lugar a dudas, continuar con nuestra búsqueda activa de empleo, no bajar la guardia y tener nuestras herramientas...

Otros temas interesantes