Prepárate, estudia, haz ejercicio, arréglate, sal, que no se te olvide esto, llega a tiempo… una verdadera paranoia. Nos exigimos ser los/as primeros/as, los/as mejores cueste lo que cuestees tal el nivel de imposición que vamos locos por la vida y cuando nos queremos dar cuenta ya no sabemos parar, incluso nos sentimos mal si bajamos el ritmo. 

Esto nos lleva a lo que se denomina Estrés y es uno de los problemas más peligrosos de la población actual. El diccionario lo define como un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, suele provocar trastornos físicos y mentales. En la antigüedad, el miedo, el estrés ayudaba a la población primitiva a reaccionar ante el peligro, era una descarga de adrenalina que les activaba para su supervivencia. Esto nos viene a decir que éste estado en su justa medida es bueno para ser eficientes, dinámicos/as, pero se convierte en un grave  problema cuando no sabemos controlarlo y termina condicionando nuestras vidas. 

Para que esto no ocurra la clave está en ORGANIZARSE y aquí es donde una Agenda de trabajo será nuestra mejor aliada para conseguirlo ¿Por qué? 

Nos servirá para enumerar y priorizar tareas 

Al anotar todos nuestros propósitos nos dará la tranquilidad de que nada se nos olvida 

Nos ayudará a tener una organización eficiente y real del tiempo que disponemos  

Descargará nuestra cabeza con información que podemos anotar y no tendremos que memorizarla en nuestra cabeza 

Llegaremos puntuales y no se nos olvidará ninguna reunión, entrevista o cita importante 

Será un marcador de tiempos, nos dará información si el tiempo dedicado a cada objetivo es el correcto, con la agenda podremos analizar resultados 

Visualizaremos el tiempo dedicado al trabajo, a la familia, a los amigos, al ocio y quizás nos haga pensar y replantear las cosas 

En definitiva… una agenda  nos dará confianza y seguridad, sentiremos que lo tenemos todo controlado y esto hará que nuestro nivel de estrés y ansiedad baje consiguiendo que mejore nuestra calidad de vida. 

La carta de presentación: INTRODUCCIÓN o CONCLUSIÓN

La carta de presentación: INTRODUCCIÓN o CONCLUSIÓN

Como siempre existe diversidad de opiniones. Muchas veces aprovechamos el espacio donde se redacta el texto para narrar brevemente nuestra carta cuando enviamos un Email, sin embargo no es el lugar idóneo y explico por qué:  Seguramente nuestro receptor leerá el...

Otros temas interesantes