EMPLEO PÚBLICO

Trabajar en la Administración Pública

Cómo es y cómo funciona la administración pública

Existen en nuestro país 3 tipos de Administraciones Públicas:

La Administración Central o General del Estado, la componen los distintos Ministerios, organismos autónomos o entidades que dependen del Gobierno de la Nación.

La Administración Autonómica, en nuestro caso, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, sus distintas Consejerías y sus organismos autónomos (SESCAM, Universidad de Castilla-La Mancha, …).

La Administración Local, en nuestra provincia, la Diputación Provincial de Albacete, los Ayuntamientos (de Albacete y de los demás municipios) y las Mancomunidades, así como los organismos autónomos que dependen de estas administraciones (Instituto Municipal de Deportes, SEPEI, Universidad Popular, gerencias, …).

Las condiciones de ingreso y características de la Función Pública vienen reguladas por el Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público.

Puestos a los que podemos optar

El Personal que trabaja en cualquiera de estas administraciones puede ser:

Funcionario: No se rigen por el derecho laboral común, disponen de su propia regulación. Según la titulación requerida para su ingreso, pueden pertenecer a 6 Grupos o Subgrupos: 

A1       Titulación universitaria de Grado, Doctorado, Licenciatura, Ingeniería, Arquitectura o equivalente.

A2       Titulación universitaria de Grado, Diplomatura Universitaria, Ingeniería Técnica,  Arquitectura Técnica o equivalente.

B         Técnica/o Superior (Ciclos de Grado Superior)

C1       Bachiller o Técnica/o. Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) o Formación Profesional de Técnica/o Especialista (FP II), o equivalente.

C2       Graduada/o en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Educación General Básica (Graduado Escolar) o Formación Profesional de Técnica/o (Ciclos de Grado Medio) o Técnica/o Auxiliar (FP I), o equivalente.

E         Educación Primaria, Certificado de Escolaridad

Pueden encontrarse en distintas situaciones: como Personal Funcionario de Carrera, si ocupan plazas dotadas de presupuestos establecidos para ellas, tras haber superado un proceso selectivo de oposición; como Personal Eventual, ocupando un lugar de trabajo de confianza o asesoramiento no reservado a personal funcionario, de libre nombramiento y no permanente; o como Personal Interino, cuando ocupan de forma transitoria plazas reservadas a personal funcionario de carrera.

Laboral: Se rigen por el derecho laboral común, ocupando puestos de trabajo que se clasifican como en la empresa privada. Según la titulación requerida para su ingreso, pueden pertenecer a 5 Grupos Profesionales:

GP1     Doctorado, Licenciatura, Ingeniería, Arquitectura o equivalente. 

GP2     Diplomatura Universitaria, Ingeniería Técnica, Arquitectura Técnica o equivalente. 

GP3     Bachillerato, Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) o Formación Profesional de Técnica/o Superior (Ciclos Grado Superior) o Técnico Especialista (FP II), o equivalente. 

GP4     Graduada/o en Educación Secundaria (ESO). Educación General Básica (Graduado Escolar) o Formación Profesional de Técnica/o (Ciclos Grado Medio) o Técnica/o Auxiliar (FP I), o equivalente. 

GP5     Nivel de formación equivalente a Educación Primaria, Certificado de Escolaridad o acreditación de los años cursados y de las calificaciones obtenidas en la Educación Secundaria Obligatoria.

También pueden encontrarse en diferentes situaciones: fijo (para una tarea o puesto determinado y establecido) o no permanente (para tareas y actividades temporales o puntuales), y bajo contratos laborales como en la empresa privada: indefinido, fijo discontinuo, por obra o servicio determinado, … 

Cómo se accede a trabajar en la administración

El acceso a la condición de personal funcionario (y con algunas variaciones también para el personal laboral), se realiza mediante 3 sistemas generales:  

Oposición: es el sistema ordinario, y consiste en la realización de una o varias pruebas, que pueden tener carácter eliminatorio. Pueden ser escritas, orales y/o prácticas como temas sobre Legislación y la Administración, temas concretos referidos al puesto, tests psicotécnicos, supuestos prácticos, elaboración de proyectos, exposiciones orales, y pruebas prácticas o profesionales (mecanografía, oficios, …).

Concurso: Es el menos frecuente y consiste en la comprobación y calificación de la aptitud a través de los méritos que deben presentar las personas aspirantes: Titulaciones oficiales y expediente académico, experiencia en la Administración, experiencia en puesto similar, cursos de formación relacionados, publicaciones, otros méritos (idiomas, títulos profesionales), etc. 

Concurso-oposición: Es la sucesiva celebración de ambos procedimientos. 

El acceso a las convocatorias y plazas se clasifica por Turnos:

Libre: para cualquier persona que cumpla los requisitos (generales y específicos) de la convocatoria

Consolidación de empleo, Estabilización de empleo temporal o Funcionarización: es también de acceso libre, pero dentro de un proceso de conversión de plazas temporales en laborales fijas o en personal funcionario (por lo que personas que ya están trabajando esos puestos en la administración tienen puntos adicionales por experiencia o antigüedad)

Restringido: sólo para personas que cumplan unas determinadas condiciones (haber aprobado anteriores procesos, hallarse en activo en esa administración, ser empleado público, …)

Promoción interna: únicamente para personal de la misma administración en puestos de nivel igual o inferior al convocado

Reserva para personas con discapacidad: en algunos casos, se reserva un porcentaje de las plazas convocadas para aspirantes con discapacidad reconocida y certificada de más del 33%. A su vez puede reservarse para cualquier discapacidad, o para una específica (intelectual, psíquica)

Cómo se convocan las plazas y las pruebas

Es fundamental que conozcamos el procedimiento general para convocar plazas en la Administración, y las fases que se siguen:

La selección del personal para la Administración, debe hacerse mediante convocatoria pública, y comienza con la Oferta de Empleo Público, que es la previsión de las necesidades de personal que no pueden cubrirse con los recursos humanos existentes.

Después se publican las Bases de la Convocatoria, en el Boletín Oficial correspondiente a la Administración convocante; aquí tendremos toda la información sobre las plazas y sus condiciones, pero eso no significa que se ponga en marcha la selección ni que ya podamos presentar las instancias.

Debemos estar pendientes al extracto de la convocatoria en el BOE: éste es el anuncio de que se inicia el proceso selectivo, con referencia a las plazas, al lugar donde se han publicado las bases, y al plazo de presentación de instancias.

Los Boletines Oficiales son el medio habitual (aunque no el único) para publicar la oferta de empleo público (generalmente una anual) y las convocatorias de las plazas ofertadas:

  • Estatal, el Boletín Oficial del Estado (BOE)
  • De la Comunidad Autónoma, en nuestro caso, el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM)
  • Provincial, el Boletín Oficial de la Provincia (BOP)

Podemos consultarlos en los Registros de las administraciones públicas, en las Bibliotecas Públicas o en las páginas web de las Administraciones.

En muchos casos, para necesidades de personal o programas de empleo puntuales, o para plazas concretas no previstas en la oferta de empleo publicada, las administraciones y sus organismos autónomos utilizan los tablones de anuncios, páginas web y sedes electrónicas para publicar las plazas y convocatorias. Es muy importante conocerlas y consultarlas periódicamente para no perder oportunidades. 

En las Bases podemos encontrar información sobre la convocatoria

Generalmente incluyen:

El objeto de la convocatoria: nº de plazas, su denominación y el grupo o titulación al que pertenecen, el turno y modalidad de acceso (libre, restringido, interno), y el sistema de acceso (oposición, concurso-oposición o concurso).

Los requisitos generales comunes a todas las convocatorias suelen ser: tener nacionalidad española o de un país comunitario (en el caso de personal laboral, también de ciudadanía no comunitaria con situación legal de residencia en España), ser mayor de 16/18 años y no exceder de 65, no padecer enfermedad o defecto físico que impida desarrollar las funciones específicas del puesto, no haber sido objeto de separación o inhabilitación para el servicio a las administraciones públicas.

Los requisitos específicos difieren según convocatoria y puesto: poseer la titulación exigida u otras certificaciones, tener una discapacidad reconocida, presentar documentos o trabajos específicos, u otros requisitos particulares.

Las instancias: su tipo y cumplimentación, la documentación que debemos aportar, el lugar y plazo de presentación y los derechos de examen.

La admisión de aspirantes: los plazos y la publicación de listas, los recursos y reclamaciones, y la documentación necesaria.

El procedimiento de selección: las pruebas (número, tipo y orden de desarrollo y lugar) y/o la valoración de méritos.

Los plazos de los anuncios y listas, de la presentación de documentos, del desarrollo de la selección, y de los nombramientos.

La composición de los Tribunales y los recursos que pueden interponerse.

Finalmente pueden también publicarse ANEXOS con los temarios, los baremos de valoración de méritos, el modelo de instancia o las oficinas de presentación de instancias e información.

Sobre los plazos y métodos de presentación de instancias

Es funfamental conocer cómo funcionan los plazos y procedimientos administrativos, todo está regulado en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.  

 Sobre plazos y tiempos, debemos tener siempre en cuenta que:

– se empiezan a contar desde el día siguiente al de la publicación 

– cuando se expresan en días:

  “días naturales” son todos los días, incluidos festivos

  “días hábiles” son sólo los días que no sean sábado, domingo o festivo en el ámbito de la administración (festivo local, autonómico o nacional)

  “días” sin especificar, son siempre hábiles                                        

– cuando se expresan en meses o años, hasta el mismo día del mes o año siguiente 

– si se señalan horas se entiende hábiles, es decir, todas las horas de un día hábil 

Y respecto a los métodos de presentación

– en el registro de la administración convocante, presencialmente o por vía telemática en la sede electrónica, si la tiene 

– presencial o telemáticamente en los registros oficiales habilitados, que registran y envían las instancias y documentación a cualquier administración: Entidades Locales con Oficina IntegradaOficinas de Información y Registro de la JCCMOficinas de Registro de la Administración General del Estado 

–  presencialmente en una oficina de Correos, asegurándote de que antes de cerrar el sobre te sellen la instancia que envías

Pero siempre en el plazo señalado

Pasos y recomendaciones si hemos decidido presentarnos a una oposición

– Informarnos sobre la convocatoria (recuerda que la Oferta solo nos dice las plazas previstas, y que el plazo de presentación de instancias se abre con el anuncio de la Convocatoria).

– Conseguir y leer detenidamente las Bases.

– Presentar la instancia y documentación necesaria según el modelo indicado (si lo hay), en el plazo y en los lugares señalados (haz una fotocopia de la instancia para que te la sellen, y así tener registro de su presentación). 

– Hacer el seguimiento de la convocatoria, no te van a avisar: cuando ya se ha iniciado el proceso, toda la información sólo se hace pública a través de tablones de anuncios o en todo caso de página web. Debemos seguir los plazos y anuncios (listas, lugares y fechas).

– Presentarnos a las pruebas (¡y ESTUDIAR antes!)

– Consultar los resultados y las distintas puntuaciones y listas. Tampoco nos van a avisar.

– Aportar la documentación exigida en las condiciones generales (eso significará que YA hemos aprobado)

Para terminar, es importante tener en cuenta:

Estudiar una oposición supone planificar nuestro tiempo y tareas, y ser constante. Las personas que aprueban una oposición no son más inteligentes ni más afortunadas … simplemente se toman muy en serio lo que hacen.

Las plazas que exigen menor titulación pueden ser más fáciles, pero también son a las que más aspirantes se presentan. Seguro que lo puedes hacer mejor y, aunque te cueste más, será más satisfactorio conseguir tu puesto y tu categoría.

Hay temarios que por ser de plazas muy frecuentes o numerosas están publicados y puedes encontrarlos fácilmente en librerías … pero en muchos casos no están elaborados y tendrás que buscarlos por tus propios medios y hacerlos a tu medida.

En la mayoría de los casos, se forma bolsa de trabajo con las personas aspirantes que han aprobado pero no han obtenido plaza, así que aunque no apruebes es una buena apuesta.

No te fíes ni desanimes por comentarios sobre “plazas dadas” y “enchufes”… suelen ser rumores que se crean y extienden para que se presenten menos personas y haya menos competencia.

Calcula el tiempo y esfuerzo que vas a dedicar a la oposición … piénsalo bien y decide si vas “a por ella” o si vas “a probar a ver qué tal”

Céntrate en la oposición, pero no te aísles ni olvides tu búsqueda de empleo … puedes necesitarla si tienes un mal día en el examen

Ultimas noticias que hemos encontrado sobre empleo público