¿Cómo eres? ¿Te conoces?

Es importante que pienses en tu "empleabilidad"

Qué es eso de la empleabilidad y qué tengo que tener

Qué es la empleabilidad

La empleabilidad según la OIT es la «aptitud de la persona para encontrar y conservar un trabajo, para progresar en el trabajo y para adaptarse al cambio a lo largo de la vida profesional»

Podríamos decir que la empleabilidad es lo atractivo o atractiva que eres laboralmente para las empresas que quieren contratar. Lo que tu imagen se ajusta a la imagen que ellos tienen de lo que necesitan, pero no sólo eso, sino también cómo les haces llegar esa imagen.

Si tienes una empleabiliad alta, será fácil que consigas un empleo y te mantengas activo en el mercado laboral. Si tu empleabilidad es baja, lo tendrás dificil.

¿Y qué empleabilidad tengo yo?

Hay muchas herramientas en internet que te dicen tu nivel de empleabilidad, pero no son necesarias. Una simple reflexión guiada nos servirá.

Lo importante es que te quites la venda, que reflexiones y hagas cosas para mejorar tu empleabilidad, tus posibilidades de conseguir un empleo y si lo pierdes, volver a conseguir otro rápidamente.

En los siguiente puntos te explicamos factores que van a favorecer tu empleabilidad. El mercado de trabajo es competitivo y por mucho que nos quejemos, a corto plazo, sólo en nuestra mano está el poder mejorar a nivel individual.

Factores que favorecen la empleabilidad

En primer lugar, aclarar que los factores que favorecen tu nivel de empleabilidad, son tanto internos (cosas que dependen de ti directamente) como externos (cosas que demanda el mercado laboral y que tú no puedes cambiar). Pero la realidad es que tienes que hacerlos coincidir lo máximo posible.  Veamos una guía de esos factores:

Flexibilidad y Adaptabilidad.

¿Estás dispuesta o dispuesto a cambiar? ¿Cambiarías de oficio? ¿Cambiarías de residencia? ¿Te adaptarías a otra empresa? ¿Te adaptarías a otro salario? ¿Te adaptarías a un trabajo que requiere viajes frecuentes, horarios variados, cambiar de país, aprender nuevas cosas, cambiar de tareas, etc.?

Pues piénsatelo y tú decides. Cuánto más flexible seas, más posibilidades tendrás.

Competencia técnica/formación.

Mucha formación no es sinónimo de tener empleo. Tienes que plantearte si tu formación es la que pide el mercado de trabajo. Analiza ofertas y piensa qué formación están pidiendo. ¿La tienes? ¿Puedes obtenerla? ¿Estás dispuesto o dispuesta a realizar el esfuerzo?

Muchas veces pensamos que no tenemos tiempo para formarnos, porque necesitamos trabajar ya. ¿Con ese único deseo lo vamos a conseguir? Las empresas eligen, pero no basan su elección en nuestros deseos, sino en lo que ven en nosotros. Si no tenemos lo que necesitan, podemos seguir esperando. Mejor sentados.

Experiencia, saber hacer las cosas.

«Yo aprendo pronto, que me den una oportunidad y verán como aprendo». 

Es una buena actitud, pero no suficiente. Las empresas quieres personas ya «aprendidas» en la mayoría de los casos.

Para mejorar nuestra empleabilidad es importante que tengamos experiencia, que sepamos hacer las cosas (y poder convencer de ello).

«Sí, claro, pero si no me dan la oportunidad… ¿cómo voy a tener experiencia?». 

Pues el problema es tuyo, la empresa tiene dónde elegir. Intenta conseguir experiencia en programas de prácticas, en cursos de formación, en trabajos similares, colabora con asociaciones, etc. Y una vez que hagas cualquier cosa que te acerque a una experiencia, aprende a venderlo, a hacérselo saber a la empresa que te pueda contratar.

Conocimiento del mercado.

Es esencial que conozcas las reglas del juego si quieres ganar. Tienes que conocer el mercado donde te mueves, qué empresas hay, qué perfiles buscan, cuándo contratan, a quién, cómo están los salarios, cómo está tu profesión en el mercado, etc.

La mala noticia es que no hay un libro o un sitio donde aparezca exactamente lo que tú necesitas. Puedes encontrar información general, pero eres tú quien tiene que ir conociéndolo en los factores concretos que a ti te hacen falta. Es un trabajo largo.

Búsqueda activa de empleo.

Puedes tener una excelente actitud, una formación y una experiencia adecuada al mercado de trabajo. Pero no basta. No te van a traer el trabajo a casa. Resulta que hay que buscarlo.

Tienes que ser una persona organizada, sistemática, buscar todos los días, intentar mejorar tus competencias y tu empleabilidad en cada paso que das.  Usar las herramientas necesarias para buscar empleo, mejorarlas cada día, utilizar las que mejor se adaptan a ti, buscar nuevas oportunidades, apuntarte en todos los sitios.

Y todo esto, con una sonrisa en la boca.

Nadie ha dicho que fuese fácil. Pero una actitud positiva es esencial.

Echarle la culpa al mercado, a la crisis, a las o los políticos, etc. está bien para charlar tomando un café, pero te va a ayudar poquito para encontrar un empleo en tu caso particular. Ya sabes lo que hay, y esto es lo más difícil. Mantener el ánimo, pensar que estás haciendo lo correcto y que lo vas a conseguir (si lo estás haciendo, claro). Cada cosa que haces te acerca al empleo. Mantén una actitud positiva y no caigas en el desánimo. Si piensas que ya lo has hecho todo … aparca este pensamiento un ratito y piensa en qué puedes hacer más. Y hazlo.

 

Reflexiona y haz balance

Se trata de ser realista. Si quieres vender un producto, debes conocerlo. El producto eres tú. Conócete bien y actúa en consecuencia. 

Imagina que tú eres la empresa que vas a contratar a alguien. Piensa en qué querrías contratar. Y piensa que lo haces para ganar dinero. ¿Te es dificil? Más fácil … piensa que vas a comprarte un móvil nuevo y tienes un presupuesto «X» . Con ese dinero, ¿qué le vas a pedir al movil, qué memoria, qué cámara, qué colores…? hay muchos móviles dónde elegir ¿verdad? . Conviértete en el elegido.

Algunas herramientas para conocerte mejor encontradas en Internet

¿Qué están contratando los empresarios?  Orienta tu futuro profesional, te ayudamos

Página del SEPE. Aquí podrás ver las contrataciones que se realizan en el lugar que elijas y en los sectores de tu interés. También tienes ejemplos de ofertas de empleo.

https://www.empleate.gob.es/empleo/#/asistente/1

Guía editada por la Junta de Andalucía con  información clara y ordenada de todos aquellos aspectos sobre los que debe trabajar a la hora de fijar su objetivo profesional, de forma que exista un equilibrio aceptable entre el empleo deseado y las posibilidades personales y profesionales.  

http://www.portalempleofemm.org/pdf/guia_autoconocimiento.pdf

 

Entro de la Red de Empleo de las Cámaras de Comercio, encontramos una herramienta interesante. Tendrás que darte de alta para utilizarla.

Por medio de este servicio, podrás evaluar tus competencias personales y de gestión. La evaluación de competencias trazará tu perfil personal en el que gráficamente se pondrá de manifiesto el nivel de desarrollo de cada una de ellas. Podrás comparar tu perfil competencial con los perfiles tipo de los puestos y funciones laborales habituales. Naturalmente, también podrás imaginar tu perfil ideal como objetivo de mejora.

http://www.quieroempleo.com/web/common/competences/competenceLevel.aspx

Unos videos intereantes sobre el tema